BERNAN SALAZAR

¿PUEDEN PRESENTAR A COBRO JUDICIAL UN DOCUMENTO FALSO o ADULTERADO?

16/05/2021

Bernan Salazar

Según los cuadros estadísticos que maneja la página oficial del Poder Judicial de Costa Rica, en abril del 2021 ingresaron 11.975 casos nuevos por concepto de cobro judicial y se indica que el circulante actual de este tipo de procesos es de 828.132 (para el mismo período en el 2020 era de 772.228); es decir, “jugando aventuradamente” con los números (lo escribo entre comillas ya que algunos de esos procesos judiciales podrían estar siendo tramitados en contra de sociedades, así como que una misma persona podría haber sido demandada por varios acreedores), aproximadamente entre el 6% y el 8% de la población nacional está enfrentando un proceso judicial de cobro y las causas podrían ser múltiples (desempleo, reducción de ingresos, cierre de negocios y otros más); pero.. y si alguno de esos procesos de cobro estuviera siendo tramitado con fundamento en un documento falso o adulterado.??

Al igual que he escrito en artículos anteriores, le ahorraré tiempo al lector y contestaré inmediatamente la pregunta del título: SÍ, sí se puede presentar un proceso de cobro con fundamento en un documento falso o adulterado (que se cometa un delito es otro tema), pero le corresponde al “demandado” demostrarle al Juez Civil esa circunstancia, de lo contrario.. “salado”. Le agradezco que no se sofoque aún.. siga leyendo y entenderá un poco más.-*

Lamentablemente en las estadísticas –al menos en las que tuve acceso- no se incluyen la cantidad de procesos de cobro judicial en los que se ha argumentado como defensa la falsedad del título, posibilidad que tiene prevista el Código Procesal Civil (en adelante C.P.C.) en el artículo 111.4 que señala:

111.4 Contenido de la oposición. Solo se admitirá la oposición que se funde en falsedad del documento, falta de exigibilidad de la obligación, pago comprobado por escrito o prescripción.” (el subrayado es suplido).

Espero haya logrado recobrar la ecuanimidad después de leer el 111.4 C.P.C. anterior; del que descubrimos que la persona demandada (deudor, fiador, etc.) tiene el derecho de hacerle saber al Juez que tramita el proceso judicial de cobro que el documento (entiéndase el título ejecutivo) que sirve de fundamento es FALSO (en las modalidades que la imaginación y la tecnología permitan), no obstante -a diferencia de lo que ocurría hace varios años- la presentación de una denuncia penal alegando esa falsedad, actualmente NO suspende los trámites del proceso judicial de cobro y no es que lo diga quien escribe, resulta suficiente leer el artículo 34.2 del C.P.C. vigente para descubrir que expresamente se descarta esa posibilidad, veamos:

“34.2 Prejudicialidad. La existencia de un proceso penal en ningún caso dará lugar a prejudicialidad.

Cuando para resolver sobre el objeto del litigio sea necesario decidir acerca de alguna cuestión que a su vez constituya el objeto principal de otro proceso no penal pendiente ante el mismo o distinto tribunal, si no fuera posible la acumulación de procesos, el tribunal, de oficio o a solicitud de parte, podrá decretar la suspensión del curso de las actuaciones.

Cuando se haya ordenado instruir proceso penal por falsedad del documento base de una ejecución hipotecaria y prendaria, el remate no se aprobará mientras no haya finalizado el proceso penal. Quedará a opción del oferente mantener o no la propuesta, cuando al efectuarse el remate no se tuviera conocimiento de la existencia del proceso penal.” (el subrayado es suplido).

Posiblemente algunos se estarán preguntando qué significa lo anterior y trataré de interpretarlo (al igual que hacen muchos jueces): Hasta que no se haya determinado con certeza absoluta que el documento es falso, el proceso judicial de cobro continuará su marcha, se llevarán a cabo todas las etapas, ya que la suspensión de los procedimientos únicamente se aplica en casos excepcionales y la “prejudicialidad” (existencia de un proceso penal) NO es una de ellas (art. 34 C.P.C.), de allí que en los casos en que se haya argumentando como defensa que el documento es falso y el Juez -antes de dictar la resolución final- aún desconoce qué “pitos toca” el documento.. será él quien determine si suspende o no el dictado de la resolución final; toda vez que en materia civil se “presume la autenticidad, validez y eficacia de los documentos” (art. 45 C.P.C.).-*

Muchos podrán estar disconformes con el contenido de la normativa vigente, pese a ello, es la que está y como tal, debemos respetarla. Y aquí es donde posiblemente surgirá la pregunta: Cómo demostrar qué el documento es falso o adulterado en sede civil..?? Por lo general se recurre al artículo 44 del C.P.C. y mediante una prueba pericial se puede determinar si el documento es o no falso, adulterado y todo lo que el especialista pueda determinar; y en caso que se llegare a acreditar pericialmente la falsedad del documento, el Juez Civil puede –entre otras cosas- comunicarlo al Ministerio Público para que comience con las investigaciones penales correspondientes.-*

En este punto me detengo, respiro profundamente y reflexiono.. si las Sentencias en firme dictadas por los Tribunales Penales tienen valor de cosa juzgada (con efectos sobre el proceso civil), ¿¿Valdrá la pena aventurarse a presentar una denuncia penal en contra de la persona que está utilizando en sede civil un documento que se sabe falso o adulterado, pero que aún se carece de prueba técnica..?? La respuesta la tendrá que encontrar quien que se encuentre ante esa disyuntiva, ya que tiene dos opciones; entiéndase:

1) Debe -obligación- argumentar como defensa en el proceso civil la falsedad del documento y demostrarlo; y,

2) Puede –facultad- denunciar penalmente la falsedad del documento y adicionalmente reclamar los daños, perjuicios y costas ocasionados por la utilización del mismo.-*

En la segunda opción, entramos al “universo” del Derecho Penal y si tenemos que buscar tipos penales (delitos) relacionados con documentos, les transcribiré algunos (ya que el menú es bastante extenso y disperso en múltiples leyes) y como parte del repertorio puede encontrar en el Código Penal vigente los siguientes:

“Artículo 216.- ESTAFA. 

Quien induciendo a error a otra persona o manteniéndola en él, por medio de la simulación de hechos falsos o por medio de la deformación o el ocultamiento de hechos verdaderos, utilizándolos para obtener un beneficio patrimonial antijurídico para sí o para un tercero, lesione el patrimonio ajeno, será sancionado en la siguiente forma:

1) Con prisión de dos meses a tres años, si el monto de lo defraudado no excediere de diez veces el salario base.

2) Con prisión de seis meses a diez años, si el monto de lo defraudado excediere de diez veces el salario base.

Las penas precedentes se elevarán en un tercio cuando los hechos señalados los realice quien sea apoderado o administrador de una empresa que obtenga, total o parcialmente, sus recursos del ahorro del público, o por quien, personalmente o por medio de una entidad inscrita o no inscrita, de cualquier naturaleza, haya obtenido sus recursos, total o parcialmente, del ahorro del público.” 

“Artículo 366.- FALSIFICACIÓN DE DOCUMENTOS PÚBLICOS Y AUTÉNTICOS. 

Será reprimido con prisión de uno a seis años, el que hiciere en todo o en parte un documento falso, público o auténtico, o alterare uno verdadero, de modo que pueda resultar perjuicio.

Si el hecho fuere cometido por un funcionario público en el ejercicio de sus funciones, la pena será de dos a ocho años.”

“Artículo 367.- FALSEDAD IDEOLÓGICA. 

Las penas previstas en el artículo anterior son aplicables al que insertare o hiciere insertar en un documento público o auténtico declaraciones falsas, concernientes a un hecho que el documento deba probar, de modo que pueda resultar perjuicio.”

“Artículo 368.- FALSIFICACIÓN DE DOCUMENTOS PRIVADOS. 

Se impondrá prisión de seis meses a dos años al que hiciere en todo o en parte un documento privado falso o adulterare uno verdadero, de modo que pueda resultar perjuicio.”

“Artículo 370.- DOCUMENTOS EQUIPARADOS. 

Será reprimido con las penas señaladas en el artículo 359 el que ejecutare cualquiera de los hechos reprimidos en dicho artículo o en el artículo 362 en un testamento cerrado, en un cheque, sea oficial o giro, en una letra de cambio, en acciones y otros documentos o títulos de créditos transmisibles por endoso o al portador.”

“Artículo 372.- USO DE FALSO DOCUMENTO. 

Será reprimido con uno a seis años de prisión, el que hiciere uso de un documento falso o adulterado.”

A como se dará cuenta, existen diversos tipos penales que pueden resultarle de mucha utilidad.. de allí que si Usted tiene certeza que el documento (título ejecutivo) que pusieron al cobro en su contra está adulterado o es falso, no deje de hacerlo saber al Juez Civil que tramita el proceso y si quiere “ganar tiempo”, también tiene derecho a presentar la denuncia penal respectiva. En este momento, nadie puede asegurar con certeza cuál proceso judicial podrá terminar primero.-*

Finalmente, es mi obligación recordarle estimado lector, que de modo alguno pretendo que erróneamente crea que lo escrito se aplica a todos los procesos judiciales de cobro, ya que en algunas ocasiones el proceso cumple con “todas las de ley”, o bien, el documento falso no es el título ejecutivo (existen otros documentos que también podrían resultar falsos o estar adulterados). Para tomar decisiones, mi recomendación es que consulte con un profesional en derecho y que sea éste quien le asesore de forma específica; en www.BERNANSALAZAR.com podemos asistirles.-*

Nos seguimos leyendo..!!

Si necesita actualizarse con información legal, contácteme aquí.

¡Recibe lo nuevo del blog!

¡No enviamos spam! Lee más en nuestra política de privacidad