BERNAN SALAZAR

¿¿..QUÉ SON LOS “NEURODERECHOS” Y DÓNDE METO LOS CYBORGS..??

25/04/2021

Bernan Salazar

Después de analizar la propuesta del neurobiólogo español Rafael Yuste, uno de los principales promotores de la reforma legislativa y constitucional chilena sobre los NEURODERECHOS y siendo que desde la primaria me insistieron con sobrada frecuencia que “no me puedo quedar quedito”, me puse a reflexionar sobre la necesidad de legislar sobre los efectos que pueden tener futuras tecnologías en el comportamiento de las personas en caso que llegaran a relacionarse directamente con sus actividades neurales y consecuencia de ello con su personalidad.-*

Supongo que algunos estarán tratando de investigar qué son los neuroderechos y al respecto es poco lo que se ha escrito, no obstante, la definición más utilizada es la de “protección de los derechos de las personas a su privacidad, integridad mental y psíquica, tanto a nivel consciente como inconsciente, por el abuso o mal uso de las neurotecnologías”. En este punto los países en subdesarrollo permanente pareciera que somos simples espectadores (sin menospreciar los excelentes neurocientíficos y especialistas en diversas áreas tecnológicas con que contamos).-*

Estoy seguro que muchos hemos escuchado, visto o leído artículos sobre avances tecnológicos –hace 40 años eran ciencia ficción- mediante los cuales han realizado estudios e implantado chips y/o miniprocesadores en el cerebro de algunos animales –principalmente cerdos, roedores y primates- para conectarlos directamente a las redes digitales y modificar su comportamiento o mejorar su capacidad cognitiva, controlando o tratando de descodificar su actividad neuronal. ¿¿Qué sucederá en un futuro muy cercano, cuando sustituyan los animales por personas..??

He tenido oportunidad de leer diversos artículos en los que se hace saber que muy pronto estarán a disposición del público “tatuajes” mediante los cuales podremos manipular mentalmente algunos dispositivos tecnológicos, así como dispositivos implantados en el cráneo (por eje. Neuralink) que permitirán medir la actividad cerebral mediante una interfaz cerebro – dispositivo de forma inalámbrica y creo que la gran mayoría tendrán conocimiento de la aplicación de diversas tecnologías para solucionar o curar enfermedades neurológicas, inconvenientes auditivos, visuales, diversas enfermedades, control anticonceptivo, realizar pagos (sin tarjeta ni efectivo) y una serie de etcéteras que convertiría este artículo en una simple lista y esa no es mi intención; pero no deja de darme vueltas en mi cabeza el que en algún momento nos encontremos con la posibilidad de transformar total o parcialmente a los humanos en cyborgs (existen miles de personas que lo piden a gritos) y en ese momento.. carezcamos de la legislación necesaria.-*

Algunas personas posiblemente serán partidarias de considerar que la Declaración Universal de los Derechos Humanos resulta una legislación más que suficiente, ya que contempla y protege como un derecho la “dignidad de la persona humana” y podrían tener razón si nos limitamos a considerar que ésta protección se contempla como una derivación del derecho a la vida y a la salud (con las salvedades del caso). De igual forma podrán tener razón quienes recuerden que nuestro sistema constitucional -al costarricense me refiero- ha elevado a valor jurídico fundamental la “dignidad de la persona” sin perjuicio de los derechos que le son inherentes, principio que se haya íntimamente vinculado con el libre desarrollo de su personalidad y los derechos a la integridad física y moral (Constitución Pólítica. Artículo 33: Toda persona es igual ante la ley y no podrá practicarse discriminación alguna contraria a la dignidad humana.”).-*

No obstante lo anterior, no puedo dejar de hacer referencia a que existe una corriente doctrinaria que considera que los verdaderos titulares de estos derechos solamente son los seres humanos de carne y hueso, excluyendo tácitamente a aquellas personas que puedan tener cualquier “vinculación tecnológica” (entiéndase a los cyborgs o humanos que fueron “mejorados” tecnológicamente) y por ende algunos actos en su perjuicio podrían estar excluidos de protección legal. ¿Serán lesiones o daños el cortar una prótesis humana tecnológica? O qué delito será el desactivar virtualmente un neurochip conectado en un ser humano? (por citar un par de ejemplos del montón que me vienen a la mente).-* 

Posiblemente me estaré adelantando mucho en el tiempo, pero creo que además de nuestra Constitución Política y algunos tratados Internacionales a los que se ha suscrito Costa Rica, es indispensable el proteger de forma más específica la integridad y la indemnidad mental (consciente e inconsciente) con relación a los avances en la neurotecnología, a efectos de proteger nuestra privacidad cerebral e integridad mental, ya que el tiempo nos ha enseñado que hasta que se ponen a disposición del público los avances tecnológicos, es que nos damos cuenta -con mayor certeza- para qué sirven (lo bueno y lo malo), y si nos quedamos sentados esperando, podría ser demasiado tarde para comenzar a legislar.-*

Nos seguimos leyendo..!!

Si necesita actualizarse con información legal, contácteme aquí.

¡Recibe lo nuevo del blog!

¡No enviamos spam! Lee más en nuestra política de privacidad