BERNAN SALAZAR

¿¿..SIRVE PARA ALGO EL RECURSO DE HABEAS CORPUS EN UN PROCESO PENAL..??

26/07/2021

Bernan Salazar

Es común, frecuente y casi normal el que muchas personas confundan el Recurso de Habeas Corpus con el Recurso de Amparo, básicamente porque el segundo es el concepto utilizado en otros países para atacar resoluciones judiciales y garantizar la libertad de tránsito de las personas; no obstante, en Costa Rica NO ocurre lo mismo, la Ley de la Jurisdicción Constitucional (LJC) expresamente señala en el artículo 29 que el “..recurso de amparo garantiza los derechos y libertades fundamentales a que se refiere esta Ley, salvo los protegidos por el de hábeas corpus.” (el subrayado y negritas son suplidas).-*

Es decir, en Costa Rica el Recurso de Amparo procede “..contra toda disposición, acuerdo o resolución y, en general, contra toda acción, omisión o simple actuación material no fundada en un acto administrativo eficaz, de los servidores y órganos públicos, que haya violado, viole o amenace violar cualquiera de aquellos derechos. El amparo procederá no sólo contra los actos arbitrarios, sino también contra las actuaciones u omisiones fundadas en normas erróneamente interpretadas o indebidamente aplicadas.”; entiéndase que NO procede el amparo contra las resoluciones o actuaciones jurisdiccionales del Poder Judicial (art. 30 inciso b, LJC) y adicionalmente, desde que entró en vigencia el Código Procesal Contencioso Administrativo tenemos que diferenciar –sin tener claridad de los criterios técnico jurídicos para realizar una jerarquización de los derechos fundamentales- entre el Amparo Constitucional y el Amparo de Legalidad, siendo que ambos protegen los derechos humanos, civiles, políticos, económicos, sociales y culturales (por aquello que le interese, le comento que el Amparo de Legalidad surgió por delegación expresa de la Sala Constitucional en los Votos Nº 9928-2010 y 17909-2010 pero limitando su ámbito de acción a lo previsto en el artículo 1º del C.P.C.A.).-*

Así las cosas, teniendo claro que las resoluciones judiciales NO pueden ser atacadas mediante un Recurso de Amparo Constitucional (otro día les contaré la historia de los Recursos de Amparo de Legalidad contra resoluciones judiciales) entra jugando el Recurso de Habeas Corpus, el que sirve para proteger la libertad e integridad personal contra los actos u omisiones que provengan de una autoridad de cualquier orden, incluso judicial, contra las amenazas a esa libertad y las perturbaciones o restricciones que respecto de ella establezcan indebidamente las autoridades, lo mismo que contra las restricciones ilegítimas del derecho de trasladarse de un lugar a otro de la República, y de libre permanencia, salida e ingreso en su territorio; PERO.. (otra vez), una cosa es plantearlo y otra que lo acepten, le den curso y lo declaren con lugar.-*

Reitero que el Recurso de Habeas Corpus –ya aterrizando en materia penal- normalmente procura el respeto y protección de la libertad de tránsito, básicamente cuando se considera que ha existido una resolución ilegal o que no existe del todo (lo que el común de las personas definimos como una “detención ilegal”). En este punto es cuando aparece una multiplicidad de apreciaciones subjetivas relacionadas con la ilegalidad o no de una detención.-*

La tutela del derecho fundamental a la libertad de tránsito corresponde protegerlo –además de los Tribunales ordinarios- a la Sala Constitucional y para ello existe el Recurso de Hábeas Corpus; se puede hacer uso del Art. 7 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos, Art. 1 de la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre, el Art. 9 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, y del Art. 37 de nuestra Carta Magna que reza:

“Artículo 37.-

Nadie podrá ser detenido sin un indicio comprobado de haber cometido delito, y sin mandato escrito de juez o autoridad encargada del orden público, excepto cuando se tratare de reo prófugo o delincuente infraganti; pero en todo caso deberá ser puesto a disposición de juez competente dentro del término perentorio de veinticuatro horas.”

Vemos entonces que nuestros constituyentes se ocuparon de tutelar el derecho a la LIBERTAD COMO REGLA y la DETENCIÓN COMO EXCEPCIÓN, la cual solo será procedente en los supuestos expresamente previstos; por lo que resulta de importancia traer a colación el contenido del artículo 235 del Código Procesal Penal vigente, que nos señala:

“Artículo 235.- Aprehensión de las personas 

Las autoridades de policía podrán aprehender a toda persona, aun sin orden judicial, cuando: 

a)Haya sido sorprendida en flagrante delito o contravención o sea perseguida inmediatamente después de intentarlo o cometerlo.

b)Se haya fugado de algún establecimiento penal o de cualquier otro lugar de detención.

c)Existan indicios comprobados de su participación en un hecho punible y se trate de un caso en que procede la prisión preventiva.

Asimismo, en caso de flagrancia, cualquier persona podrá practicar la aprehensión e impedir que el hecho produzca consecuencias. La persona aprehendida será entregada inmediatamente a la autoridad más cercana.

La autoridad policial que haya aprehendido a alguna persona deberá ponerla, con prontitud, a la orden del Ministerio Público, para que este, si lo estima necesario, solicite al juez la prisión preventiva. La solicitud deberá formularse luego de realizar las diligencias indispensables y, en todo caso, dentro de las veinticuatro horas contadas a partir de la captura.

Si se trata de un delito que requiera la instancia privada, será informado inmediatamente quien pueda instar y, si este no presenta la denuncia en el mismo acto, el aprehendido será puesto en libertad.”

Supongo que se estará preguntando ¿..Cuándo me dirá para qué sirve un Recurso de Habeas Corpus en un proceso penal..? y le pido paciencia, a veces me pongo a pensar y las ideas se me vienen en “molote”, las trato de poner en fila y no respetan las medidas sanitarias de distanciamiento, así que trato de acomodarlas pero ellas insisten en “salir todas en piña”. En fin.. aunque no es necesario un profesional en derecho para acudir ante la Sala Constitucional a “reclamar” (por escrito o verbalmente) por medio de un Recurso de Habeas Corpus que se considera violentada la libertad de tránsito, lo ideal es -al menos- consultar previamente con un profesional, ya que recuerde que la discusión versará sobre la eventual violación a un derecho fundamental y más aún, esa asesoría podría ser indispensable si su idea es encontrar una posible solución a problema de carácter penal.-*

El Recurso de Habeas Corpus puede presentarse cualquier día del año y a cualquier hora (es hábil 24/7X365), por cualquier medio de comunicación, por cualquier persona (el tema de la legitimación es otra larga historia) y sin necesidad de patrocinio letrado; y aunque el artículo 16 de la LJC dispone que cuando se alegaren violaciones que tengan relación con la libertad personal (en cualquiera de sus formas), el recurso le será asignado a un Magistrado quien será el instructor del mismo, quién, puede rechazarlo de plano simplemente consultándole a su conciencia y antecedentes de la misma Sala (los cuales podrían no resultarle vinculantes), pero en caso que el mismo sea aceptado y cursado, deberá ser tramitado lo más rápido posible (el artículo 19 de la LJC indica “..sin pérdida de tiempo..”) y solicitarle a la autoridad recurrida que rinda un informe, para así emitir la resolución de fondo.-*

Cuando se trata de personas que han sido detenidas y puestas a la orden de alguna autoridad judicial penal, un porcentaje bastante alto de los recursos son rechazados por considerar que el tema de la detención es un asunto de competencia de la Jurisdicción Penal y que el Código Procesal Penal vigente tiene previstos los mecanismos propios para discutir la procedencia o no de la privación a la libertad (es un tema de legalidad y no de constitucionalidad). En algunas ocasiones nos hemos vistos sorprendidos cuando un Recurso de Habeas Corpus ha sido declarado con lugar, reconocida y aceptada la violación a los derechos fundamentales de la persona, halón de orejas para la autoridad jurisdiccional recurrida, PERO.. sin ordenar la libertad del afectado. En la actualidad, la mayoría de los recursos que son declarados con lugar, corresponden a violaciones a la libertad de tránsito producto de órdenes administrativas ajenas a las autoridades jurisdiccionales.-*

En resumidas cuentas, pese a que el espíritu del Recurso de Habeas Corpus es la protección de los derechos fundamentales, en los últimos años la utilización del mismo como mecanismo para hacer respetar los derechos constitucionales en un proceso penal es casi ilusorio, pese a que el artículo 26 de la LJC –en lo que interesa- indica que “..La sentencia que declare con lugar el hábeas corpus dejará sin efecto las medidas impugnadas en el recurso, ordenará restablecer al ofendido en el pleno goce de su derecho o libertad que le hubieren sido conculcados..”.-*

Qué pasará en un futuro..? Ni idea, a veces la integración de la Sala nos sorprende y cambia de criterios; sólo el tiempo nos dirá.

Nos seguimos leyendo..!!

Si necesita actualizarse con información legal, contácteme aquí.

¡Recibe lo nuevo del blog!

¡No enviamos spam! Lee más en nuestra política de privacidad